IMPACTO DEL COBRE EN LA REDUCCIÓN DE INFECCIONES INTRAHOSPITALARIAS, MORTALIDAD Y GASTO EN ANTIMICROBIANOS EN UNA UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVO DE ADULTOS

Las infecciones intrahospitalarias (IIH) constituyen una complicación de los cuidados de salud y se ha investigado ampliamente el impacto que éstas tienen tanto en el aumento de la morbilidad y mortalidad como en el costo de los pacientes hospitalizados1.

Las IIH están condicionadas por tres factores: el agente etiológico, la vía de transmisión y el paciente susceptible. El personal a cargo de los pacientes constituye un reservorio de microorganismos y puede contribuir a la transmisión de IIH endémicas y epidémicas. Por esta razón, el cumplimiento de la técnica aséptica y las medidas de prevención de IIH en la atención directa son factores clave para el desarrollo o no de las IIH2. El rol del ambiente hospitalario en la propagación de algunas infecciones se encuentra bien establecido, y las evidencias sugieren que superficies hospitalarias contaminadas, en especial las de alto contacto, pueden ser un factor de riesgo para la transmisión de IIH, particularmente en pacientes críticos. En consecuencia, existe creciente reconocimiento que medidas ambientales deben ser un componente esencial de la estrategia global de prevención de IIH3,4.

El cobre es el primer material sólido que recibe la calificación de antimicrobiano por parte de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos de América (E.U.A.) tras haberse comprobado sus beneficios en la reducción constante de la contaminación microbiana en superficies. Pruebas de laboratorio han comprobado las propiedades naturales del cobre y sus aleaciones, mostrando que reduce significativamente la contaminación con microorganismos tales como Staphylococus aureus, en comparación con acero inoxidable que constituye la superficie más utilizada en los hospitales5-9.

Fuente: extracto, www.scielo.cl

About the Author: