EL COBRE EN LA VIDA ACTUAL

Gracias a la capacidad de evitar la aparición de hongos, malos olores, irritaciones e infecciones, hoy incluso encontramos calcetines hechos con fibra de cobre.

El cobre es muy importante para enfrentar los grandes desafíos que impone el estilo de vida actual. y ha sido un recurso vital para el crecimiento de Chile. Hoy podemos destacar su uso en la construcción, el área de la salud y cuidado del medio ambiente, además su gran relevancia para el desarrollo tecnológico.

Varios centros de salud pública y privada del país han incorporado el cobre en barandas de camas, lavamanos, porta sueros y otras superficies de contacto, desde 2008. Esto se debe al poder bactericida de este metal, que es capaz de eliminar hasta el 99% de los virus y bacterias que hay en las superficies donde está presente.

Las instituciones educacionales también han aprovechado este beneficio. En 2012, el Colegio José Toribio Medina de Ñuñoa (Santiago)  introdujo el cobre en las sillas que ocupan los alumnos, con el fin de controlar la presencia de enfermedades infecciosas en el recinto.

Gracias a su capacidad de evitar la aparición de hongos, malos olores, irritaciones e infecciones, hoy incluso encontramos calcetines hechos con fibra del metal rojo. Esta nueva prenda tiene además tecnología coolmax, que asegura mayor comodidad y rendimiento en la práctica deportiva.

Otros usos exitosos han tenido lugar en la industria acuícola: las jaulas de cobre facilitan el cultivo de especies vegetales y animales en campos de agua. Gracias a esta innovación la productividad del rubro ha mejorado y disminuyó en un 35% la mortalidad de los peces criados en los centros de cultivo.

¿Qué otros beneficios aporta el metal rojo en este sector? Se han reducido las pérdidas por ataques de lobos marinos y otros depredadores que rompen las mallas tradicionales, además entrega una mejor oxigenación al entorno marino y favorece la optimización de los alimentos, entre otros.

En la construcción, el cobre es uno de los metales más utilizados y su uso en las edificaciones ha aumentado aún más en los últimos años, ya que en esta industria ahora se privilegian aquellos materiales que promuevan la reducción de emisiones de CO2 y contribuyan a la eficiencia energética.

Hoy este metal rojo lo encontramos en instrumentos de navegación de alta precisión, sistemas eléctricos y de distribución de agua potable segura, equipos de aire acondicionado  e incluso en difusores de energía para contrarrestar los efectos telúricos y comunicación de datos. Sus aplicaciones son variadas e innovadoras, puesto que aparte de ser un buen conductor de la electricidad y calor, destaca por su flexibilidad, resistencia en términos mecánicos, así como por sus propiedades anticorrosivas y reciclables.

Y, lo más sorprendente, es que a diferencia de otros productos básicos como la energía o la comida, el cobre “no se consume”: es uno de los pocos materiales que se puede reciclar repetidamente, sin perder todas sus características.

Se estima que por los nuevos usos de este metal en el mundo, se alcanzará una demanda adicional de 500 mil toneladas al año. Sin embargo, gracias a su eficiente capacidad de reutilización, favorece la existencia de una economía más sostenible.

Fuente: extracto, vetaminera.cl


FORMAS DE EXTRACCIÓN DEL COBRE

La extracción de cobre se puede hacer desde una mina a tajo (rajo) abierto o subterránea.

La extracción subterránea: se realiza cuando un yacimiento presenta una cubierta de material estéril muy espesa, lo que hace que la extracción desde la superficie sea muy poco rentable. Para ello se realizan distintos tipos de faenas bajo el suelo, las que pueden ser horizontales en túneles o galerías, verticales en piques o inclinadas en rampas.

 

La extracción a rajo abierto: se hace cuando una mina presenta una forma regular y el mineral está ubicado en la superficie y el material estéril que lo cubre pueda ser retirado con facilidad. Un rajo se construye con un determinado ángulo de talud, con bancos y bermas en las que se realizan las tronaduras (detonaciones), de donde sale el material que luego será transportado por estas mismas vías en grandes camiones.

Fuente: extracto, www.icarito.cl


PRODUCCIÓN DEL COBRE

Chile es el mayor productor de cobre en el mundo y este metal es su principal producto de exportación.

El cobre aparece vinculado en su mayor parte a minerales sulfurados, aunque también se lo encuentra asociado a minerales oxidados. Estos dos tipos de mineral requieren de procesos productivos diferentes, pero en ambos casos el punto de partida es el mismo: la extracción del material desde la mina a tajo (rajo) abierto o subterránea que, en forma de roca, es transportado en camiones a la planta de chancado, para continuar allí el proceso productivo del cobre.

– Chancado: etapa en la cual grandes máquinas reducen las rocas a un tamaño uniforme de no más de 1,2 cm.

– Molienda: grandes molinos continúan reduciendo el material, hasta llegar a unos 0,18 mm, con el que se forma una pulpa con agua y reactivos que es llevada a flotación, en donde se obtiene concentrado de cobre. En esta parte, el proceso del cobre puede tomar dos caminos: el de la fundición y electrorrefinación (etapas mostradas en esta infografía), o el de la lixiviación y electroobtención (ver infografía inferior).

– Fundición: para separar del concentrado de cobre otros minerales (fierro, azufre y sílice) e impurezas, este es tratado a elevadas temperaturas en hornos especiales. Aquí se obtiene cobre RAF, el que es moldeado en placas llamadas ánodos, que van a electrorrefinación.

– Lixiviación: es un proceso hidrometalúrgico, que permite obtener el cobre de los minerales oxidados que lo contienen, aplicando una mezcla de ácido sulfúrico y agua.

– Electrorrefinación: los ánodos provenientes de la fundición se llevan a celdas electrolíticas para su refinación. De este proceso se obtienen cátodos de alta pureza o cátodos electrolíticos, de 99,99% de cobre.

– Electroobtención: consiste en una electrólisis mediante la cual se recupera el cobre de la solución proveniente de la lixiviación, obteniéndose cátodos de alta pureza.

 

– Cátodos: obtenidos del proceso de electrorrefinación y de electroobtención, son sometidos a procesos de revisión de calidad y luego seleccionados, pesados y apilados.

– Despacho y transporte: los cátodos son despachados en trenes o camiones hacia los puertos de embarque y desde ahí, a los principales mercados compradores.

Fuente: extracto, www.icarito.cl


DESDE EL DISEÑO, LA PREGUNTA SE HACE EVIDENTE: POR QUÉ NO SE HA DESARROLLADO UNA INDUSTRIA DEL DISEÑO EN TORNO AL COBRE? 6

FONTIS. Fuente para uso doméstico, en el cual el cobre es trabajado a nivel visual para la

generación de distintas tramas. El trabajo conjunto de cristal-cobre-cristal es llevado a

horno para su termo fundido, logrando tanto la forma final del encapsulamiento del cobre.

Autor: Francisca Llarlluri.

Fuente: http://www.catalogodiseno.com/


EL COBRE

Es uno de los metales más conocidos existentes en la naturaleza y es al que mayor uso le ha dado el hombre a lo largo de la historia. Se encuentra en un sinnúmero de aplicaciones de uso cotidiano y también en artefactos de alta tecnología.
Se estima que el descubrimiento del cobre se produjo 6.000 años antes de Cristo.
Desde épocas prehistóricas, el cobre habría sido uno de los primeros metales usados por nuestros ancestros para fabricar herramientas y utensilios. Los sumerios habrían sido uno de los primeros pueblos en conocer y usar este metal para fabricar objetos, tales como armas, monedas, etc.
Su uso fue tan importante, que incluso dio pie para que sendas épocas de la historia fueran conocidas como Edad de Cobre y Edad del Bronce.
Hacia el 3000 a.C., los egipcios ya utilizaban el cobre en una variedad muy amplia de objetos creados para satisfacer las necesidades de la vida cotidiana. Asimismo, perfeccionaron el procedimiento de aleación del cobre y el estaño, mezcla de la cual se obtiene bronce.
Durante los siglos siguientes, civilizaciones como la china, fenicia, griega e incluso culturas americanas precolombinas utilizaron este rojizo metal.
En la Edad Media se usó para fabricar principalmente piezas bélicas, tales como: hachas, espadas, cascos y corazas.
Más tarde, este metal perdió importancia, pues en muchas aplicaciones fue sustituido por el hierro u otros metales. Sin embargo, hoy es el más empleado, debido a sus excelentes condiciones de resistencia y conductividad.
Así, el rápido desarrollo de la industria eléctrica, electrónica e informática lo han convertido en un material indispensable para confeccionar productos que resultan esenciales en nuestras vidas, empezando por un simple cable de cobre. Otros productos de importancia para nuestra cotidianidad son las tuberías de agua o los electroimanes.
En la actualidad, una casa moderna requiere cerca de unos 200 kilos de cobre, prácticamente el doble de lo que se usaba hace 40 años, pues posee más baños, más aparatos eléctricos, más teléfonos y más computadores.
Pero también aparece en elementos mucho menos evidentes, como las monedas, utensilios de cocina, objetos de arte, adornos, pinturas, instrumentos musicales, etc.

CHILE Y EL COBRE

Nuestro país es el mayor productor de cobre en el mundo y este metal es su principal producto de exportación. De hecho, en el 2004, las exportaciones de este metal representaron el 45% del total de la industria exportadora chilena, que equivale al 60% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, calculado en unos 90.000 millones de dólares. El principal mercado es el continente asiático (47%), seguido por Europa (35%), Norteamérica (11 %) y Sudamérica (7%), según datos de 2003. La producción de la gran minería del cobre se encuentra compartida entre empresas privadas y del Estado (Codelco). Las divisiones de esta última empresa produjeron cerca del 32% del total nacional del 2004. El restante porcentaje corresponde a las minas pertenecientes a capitales privados. La producción anual de cobre se sustenta en la extracción que se realiza en las distintas minas de nuestro país, entre ellas: Chuquicamata, El Teniente, El Salvador, Escondida y Collahuasi.

IMPACTO PROFUNDO

Utilizando cobre chileno como materia prima, la NASA construyó un proyectil que fue lanzado por la sonda denominada Deep Impact (Impacto Profundo), que se estrelló contra el cometa Tempel 1. Esto, con el objetivo de estudiar a fondo de qué están hechos estos astros y, además, obtener nuevos datos sobre el origen del Sistema Solar. En la mina El Salvador (III Región) se elaboraron las siete planchas de cobre (cátodos de alta pureza), de unos 350 kilos, con las que se construyó dicho proyectil. La idea de usar cobre para este artefacto se basó en que, al producirse el impacto, el cobre no crearía interferencias ni mezclas con las observaciones espectrales de los materiales que surjan desde el cráter del cometa.
Fuente: extracto, www.icarito.cl