MIRA CÓMO EL COBRE MEJORA CADA ASPECTO DE TU VIDA 3

El cobre te lleva energía eléctrica
Desde que comenzamos nuestro día, el cobre está presente en nuestras vidas. Al ser un metal clave a la hora de generar y distribuir la electricidad, gracias a su alta conductividad eléctrica, al momento que enciendas la primera luz del día, el cobre se encuentra presente.
A la hora de crear productos eléctricos de buena calidad, el cobre es el metal preferido de las grandes empresas, en la medida que este mineral tiene una capacidad de conducción un 28% superior a metales como el aluminio, presentando una menor baja de tensión y un menor calentamiento en los cables eléctricos.
A su vez que, a diferencia de lo que sucede con otros metales, como el aluminio, los conductores de cobre garantizan la eliminación de probables fallas producidas por falsos contactos, gracias a su óxido no conductivo, proporcionando mayor facilidad a la hora de emplearlos en empalmes (soldaduras terminales eléctricas). Estas virtudes lo vuelen un elemento esencial en decenas de utensilios e instalaciones que existen en nuestro hogar.
Transporta el agua y gas en tu casa
Además, el cobre se encuentra en la mayoría de nuestras cañerías, debido a que este metal pertenece al grupo de los que tiene la menor tendencia a la corrosión, permaneciendo inalterado frente a condiciones que hacen que otros metales se corroan. Es por esto que las cañerías fabricadas en base a cobre tiene una vida útil más larga que otros materiales, ya que conserva, sin importar el paso del tiempo, sus características originales, demostrando una durabilidad que supera los 100 años, inclusive en ambientes marinos.
Otras ventajas que explican su uso en tuberías, es que sus paredes internas son lisas, resiste el fuego y las grandes presiones, no se deforma ante el calor y ofrece una buena protección contra los contaminantes del suministro de agua doméstica, gracias a que inhibe el crecimiento de bacterias, virus y hongos. Por último, sus uniones mediante soldadura son más resistentes que las de las tuberías plásticas.

Fuente: http://codelcolab.com/


Llegó la dieta del cobre? Estudio asegura que el mineral ayuda a quemar grasas

Puede ser que el producto símbolo de Chile te de un empujoncito para tener ese cuerpo que siempre quisiste. Aquí te contamos lo que dice esta investigación sobre nuestra querida y principal materia prima de exportación.
Existen dietas de todas las formas y sabores. Están desde las elaboradas por médicos y gurús de la nutrición, casi siempre estructuradas en etapas y centradas en la reducción temporal de carbohidratos, compensado por el aumento de otros nutrientes, como grasas o proteínas; pasando por la del «genotipo» y las «detox»; hasta las que nacieron desde la cultura popular, y que casi siempre prometen resultados «rápidos» mediante un cambio abrupto y radical de alimentación por un período limitado de tiempo, habitualmente limitándose al consumo de un solo tipo de comida: así encontramos la dieta de la sopa, la manzana o hasta la de la nuez de la india.
Así que, después que un estudio publicado en la revista de ciencia Nature asegurara que este mineral tiene un importante rol en la disminución de las grasas en el organismo, no sería de extrañar que empiecen a aflorar dietas basadas en la incorporación de este mineral en la ingesta, dando paso a la dieta del cobre.
¿Qué dice el estudio?
Se trata de una investigación liderada por Christopher J. Chang, profesor de química molecular de la Universidad de Berkeley. El artículo se publicó bajo el nombre de Copper regulates cyclic-AMP-dependentlipolysis (algo así como «El cobre regula la lipolisis dependiente de AMP cíclico»). Básicamente, lo que dice es que el cobre tiene una gran participación en el metabolismo de la grasa. A través del estudio descubrieron que el mineral actúa quemando esta no muy querida parte de nuestro cuerpo, a través de un proceso llamado lipólisis: la degradación de las células de grasa en energía.
De hecho, mientras más cobre, más de estas células son degradadas. La razón detrás de esto, es que el mineral actúa disminuyendo la capacidad de una enzima (fosfodiesterasa 3) dedicada a ralentizar el proceso de la quema de grasa. ¿En pocas palabras? Impide que otra enzima entorpezca la lipólisis.
¿Cómo lo descubrieron?
Para esto, llevaron a cabo un experimento con ratones de laboratorio. Ahí utilizaron de muestra a un grupo de roedores con la Enfermedad de Wilson: un trastorno que hace que el organismo almacene el cobre en los tejidos del cuerpo (principalmente en el hígado, pero también en el cerebro y los riñones).
En el grupo de los pequeños con cola que poseían la enfermedad, se encontraron niveles de grasa inferiores a los normales en el hígado, a diferencia de los ratones sanos. Aunque también mostraron mayores niveles de grasa en el resto del cuerpo, ya que el material no se encontraba distribuido correctamente.
Después, les suministraron isoproterenol, un medicamento que induce la lipólisis. Tras esto, descubrieron que aun así los ratones enfermos tenían una menor actividad de quema de grasa a nivel corporal que los ratones sanos.Esto los llevó a estudiar la interacción entre la grasa y el cobre a nivel celular, llegando así a su conclusión principal: el cobre resultaba clave en el proceso de quemar lípidos.
¡¿Comemos cobre?!
Aunque de todo esto, quizás lo que más sorprenderá al ciudadano común, es que el cobre se come. Y es que está presente en una serie de alimentos: legumbres, setas, verduras de hojas verdes, semillas, carne roja e incluso el chocolate (cuando de verdad tiene cacao).
El asunto es que nuestro cuerpo no es capaz de crearlo, así que sólo podemos incorporarlo a través de una fuente externa, como la alimentación o los suplementos. Algo que es fundamental, debido a sus beneficios para el sistema nervioso y cardiovascular, su importancia para prevenir la osteoporosis o tratar la anemia, además de los beneficios que le entrega a la piel.
Ojo con pasarse
El cobre no viene en las etiquetas nutricionales, así que puede ser difícil hacerse una idea de cuánto de este mineral consumimos. Nuestra ingesta promedio recomendada del mineral bordea los 0,88 miligramos diarios (para alguien que pesa 70 kilos) según la OMS, es decir, bien poco. Los hombres europeos son los que lideran el consumo de cobre, con entre 1 y 2,26 mg. diarios, mientras que las féminas europeas consumen entre 0,9 y 1,1 mg.
Eso sí, no todo lo que brilla es cobre. Si superamos considerablemente esa cantidad, podemos encontrarnos con una serie de problemas. Por ejemplo, podríamos inducir a un desbalance respecto a otros minerales esenciales, como el zinc, el encargado de fortalecer el sistema inmunológico, entre otras cosas. Así que no es llegar y consumir aros de cobre para quemar grasas.
¿Qué cuánto cobre hay en nuestra comida? Por suerte, no demasiada. Algunos de los alimentos con más cobre por cada 100 gramos son: la ostra, con 1,13 mg., el huevo, con 0,74; las nueces, con 1,77 mg., algunos cortes de carne bovina, con 0,25 mg., los porotos negros, con 0,86 mg. y, como dijimos antes, el chocolate, con 0,51 mg.
Además, no porque «traigan» esa cantidad, quiere decir que toda se irá a nuestro organismo. De hecho, el cobre presente en animales lo absorbemos con mayor facilidad que el presente en vegetales.
Alcances del estudio
Originalmente, el propósito del estudio era determinar el rol de este mineral en la comunicación neural a nivel cerebral. Sin embargo, tras su descubrimiento, el trabajo se enfocó principalmente en su interacción con el metabolismo de la grasa. A partir de esto, en la investigación se menciona que sería interesante profundizar en la relación entre la obesidad y la falta de cobre en el organismo, especialmente en seres humanos, ya que no siempre lo que funciona en ratas se replica en nuestra especie.
Además, el líder de la iniciativa, sostuvo que también se podría investigar el rol que podría tener este mineral en el ganado. Esto, ya que podría utilizarse este conocimiento para la producción de carne con menores índices de grasa.
Fuente: http://codelcolab.com/


MIRA CÓMO EL COBRE MEJORA CADA ASPECTO DE TU VIDA 2

Cobre para las futuras generaciones
Lo mejor de todo, es que el cobre seguirá acompañándonos en abundancia en el futuro. Esto, en la media que el cobre es 100% reciclable, por lo que siempre es posible recuperar metales de sus aleaciones, manteniendo intactas sus propiedades químicas y físicas. Prácticamente todos los productos hechos con cobre pueden ser reciclados, en todas las etapas del ciclo de vida de los productos que compone. De hecho, se estima que de todo el cobre extraído durante la historia de la humanidad, el 80% aún permanece en uso, siendo la tasa de reciclaje más alta entre todos los metales.
Cómo pudiste apreciar, los usos, aplicaciones y propiedades del cobre se encuentran, a veces de manera oculta, otras veces de manera más explícita, en todos los espacios que recorres y a lo largo de toda tu vida. Mira a tu alrededor y descubrirás que el cobre es indispensable para la vida moderna, y para tu propia salud y bienestar.
En Codelco Lab sabemos que, así como ha sido desde el origen de los tiempos, el cobre tiene aún mucho potencial para seguir mejorando nuestras vidas, contribuyendo al bienestar del planeta y sus habitantes, a través de nuevos usos e innovaciones. Contribuir a encontrar esos nuevos usos y desarrollar esas innovaciones es nuestra misión de Codelco Lab.
Fuente: http://codelcolab.com/


MIRA CÓMO EL COBRE MEJORA CADA ASPECTO DE TU VIDA 1

Ya sea en conexiones eléctricas o en los alimentos que consumimos, en las cañerías tradicionales y en los nuevos motores para autos eléctricos, o incluso en tu propio cuerpo, el cobre es un elemento esencial para la vida moderna.

Si te preguntáramos qué tan seguido te encuentras con el cobre en tu vida ¿qué responderías? Probablemente, sólo lograrías mencionar un par de situaciones en que caes en cuenta de su presencia. Y sin embargo, el cobre está presente en tu vida mucho más de lo que piensas. Desde que nos levantamos en la mañana, hasta que nos acostamos en la noche, son innumerables las veces que nos tenemos que relacionar con este mineral, que es posible de encontrar desde nuestras cañerías hasta en el alimento que consumimos.

Te moviliza
A la hora de desplazarnos a nuestro trabajo, pasamos por alto el hecho de que el cobre es el corazón de los generadores de los automóviles y miles de otros motores destinados tanto al uso doméstico como industrial.
Gracias a su alta conductividad térmica (su capacidad de conducción de calor) a su resistencia a la tracción y su capacidad de soportar la fatiga, entre otras cualidades, el cobre y sus aleaciones tienen un gran uso en el campo de la mecánica, por lo que es común que se encuentre en el radiador y en los cables de tu automóvil.
Además, sin los componentes eléctricos y electrónicos de cobre, no sería posible la gestión inteligente de los motores, los sensores extensivos (necesarios para su gestión electrónica) o los sistemas de información y entretenimiento en los automóviles. Se estima que en la actualidad, un automóvil utiliza unos 20 kilos de cobre, del que un 90% son cables.
Es por esto que cada año, las grandes automotoras están utilizando actualmente unos 2,5 millones de toneladas de cobre al año, equivalente al 14% de la producción mundial de cobre.
En el futuro es de esperar que la demanda de cobre para autos aumente de manera importante, esto en la medida que crezca la producción de automóviles eléctricos e híbridos a nivel mundial. Dado que estos utilizan un motor eléctrico como fuente de propulsión, estos vehículos tendrán un contendido en cobre mayor que los convenciones, cerca de 33 Kg del metal para su construcción, en donde sólo en los motores se puede encontrar 2,5 a 3 veces más cobre que en las piezas de motor de combustión interna.
En este sentido, Codelco está trabajando en el desarrollo, junto con la ICA (International Copper Association) y los gobiernos de EE.UU. y Reino Unido, en un software de aplicación internacional que facilita el reemplazo de motores estándar y la selección de motores eléctricos más eficientes que requieren menos energía y son menos contaminantes.

Transmite tu voz y datos
Una vez en tu oficina, el cobre se encontrará presente tanto en los computadores con los que trabajas, como en el teléfono que utilizas para hacer una llamada a tu hogar. Esto, en la medida que el PC en tu trabajo puede llevar más de 2 kilos de cobre en su aparataje, presentes desde los minúsculos microprocesadores que le permiten funcionar, hasta en las redes del PC, encargados de la transmisión de datos.
En las últimas décadas, los fabricantes de cable de cobre para el transporte de datos han estado desarrollando diversas técnicas para mejorar sus capacidades eléctricas, pudiendo transportar datos a altas velocidades, rompiendo incluso la barrera de los mil millones de bits por segundo, con posibilidades aún mayores, manteniendo al cobre como una excelente opción a la hora de desarrollar conectividad en banda ancha.

Fuente: http://codelcolab.com/


SÍNTESIS DEL ÓXIDO DE COBRE NANOESTRUCTURADO ASISTIDA CON IRRADIACIÓN GAMMA O ULTRASONIDO Y SUS PROPIEDADES ANTIMICROBIANAS

Desde la antigüedad, el cobre se ha usado en la fabricación de recipientes y en la desinfección natural del agua para prevenir la propagación de enfermedades. Posteriormente, los científicos han tratado de aprovechar estas propiedades antimicrobianas para su empleo en medicinas, productos de higiene oral, antisépticos, instrumentos médicos, textiles, etc. Durante muchos años se han estudiado los mecanismos químico-moleculares responsables de los procesos antimicrobianos del cobre, encontrándose que niveles elevados de cobre dentro de la célula producen estrés oxidativo y la generación de peróxido de hidrógeno, bajo estas condiciones, el cobre participa en la llamada reacción química Fenton, que causa daño oxidante a la célula. De otro lado, el exceso de cobre reduce la integridad de la membrana de los microbios produciendo fuga de nutrientes esenciales como el potasio y glutamato, inhibiendo su crecimiento. Así como el cobre es necesario para muchas funciones de las proteínas, en una situación de exceso, el cobre se liga a las proteínas que no lo requieren para su funcionamiento, lo que lleva a una pérdida de funciones proteicas y/o a un colapso de éstas en proporciones disfuncionales. La impregnación de nanopartículas de óxido de cobre en las fibras textiles hace posible la producción de una nueva generación de textiles antimicrobianos que usan procesos innovativos en la fijación de nanopartículas en las fibras. Estas nanopartículas alteran la superficie de la fibra y le imparten la función antimicrobiana. Las telas fabricadas con estas fibras funcionalizadas pueden usarse para el tratamiento de heridas y aplicaciones médicas en hospitales y otros lugares donde la presencia de bacterias es un peligro.
En la actualidad, el estudio y preparación de nanopartículas metálicas son de mucho interés en investigación y tecnología de materiales, ya que sus propiedades, como la conductividad eléctrica, la dureza, el área superficial activa, la reactividad química y actividad biológica cambian drásticamente.
El efecto bactericida de nanopartículas metálicas (Ag, Cu) y óxidos (ZnO, CuO) se debe en gran parte a su tamaño y a la razón superficie-volumen mayor que las partículas micrométricas tienen. Estas características y el efecto debido al desprendimiento de iones metálicos le permiten interactuar con las membranas de las bacterias. Existen numerosas técnicas para la preparación de nanopartículas de metales, tales como la reducción química, fotoquímica, electroquímica, sonoquímica, radiación ionizante, etc.. Los procesos por radiación ionizante y sonoquímicos son ventajosos porque son procesos simples, limpios y seguros, estos métodos también permiten obtener nanopartículas de forma reproducible, de alta pureza y estabilidad.
Las radiaciones ionizantes, entran en interacción con la materia, colisionando con los átomos que la constituyen, al atravesar su ambiente atómico. Los efectos que se pueden producir son: ionización y la excitación. La ionización, ocurre cuando se rompen enlaces químicos y sacan al electrón de sus “órbitas” quedando libre con carga negativa, de esta forma el átomo queda cargado positivamente y así se forma lo que se llama par iónico; la excitación ocurre cuando un electrón salta de una “órbita” ó nivel de energía a un nivel superior, para después volver a su órbita o nivel inicial , emitiendo energía en el transcurso del proceso en forma de radiación electromagnética, las cuales interaccionan con la materia colisionando con las capas electrónicas de los átomos con los que se cruzan, perdiendo muy lentamente su energía, por lo que pueden atravesar grandes distancias. Su energía es variable, pero en general puede atravesar cientos de metros en el aire.
En el método sonoquímico, las moléculas experimentan una reacción química debido a la cavitación producida por el ultrasonido de gran intensidad (20 kHz-10 MHz). El fenómeno principal en este proceso es la creación, crecimiento y colapso de una burbuja que se forma en el líquido. La etapa que conduce al crecimiento de la burbuja se produce a través de la difusión de vapor de soluto en el volumen de la burbuja. La sonoquímica se utiliza generalmente para sintetizar y producir una capa fina, homogénea y nanoestructurada en la superficie de los materiales cerámicos y poliméricos, las que están ancladas a la superficie mediante enlaces químicos o interacciones físico-químicas con el sustrato.
Fuente: http://guzlop-editoras.com/