CONCURSO “PIENSA EN COBRE” PREMIÓ A LOS GANADORES DE SU CUARTA VERSIÓN

El certamen, organizado por MAC, Minera Los Pelambres y Amigos MAC, recibió más de 40 objetos e ideas, entre los que ganaron esculturas, dispositivos sonoros, láminas bactericidas y disipadores de temperatura corporal.

En el hall del edificio central del Museo de Arte Contemporáneo (MAC) tuvo lugar la ceremonia de premiación del Concurso Piensa en Cobre 2015. En el mismo evento se expusieron todas las Obras e Ideas de la totalidad de los participantes de este certamen, además del ganador de la edición anterior del concurso, Hernán Reyes Pino.

El director del Museo de Arte Contemporáneo, Francisco Brugnoli, se refirió a la convocatoria de este año y la exposición que se realizó en la ceremonia de premiación:

El cobre es reconocido por ser un material dúctil, resistente, reciclable, de alta conductividad térmica y eléctrica, con capacidad antibacteriana y fungicida, capaz de trasmutar en sus indefinidos. Por ello, este año el Concurso Piensa en Cobre -, organizado por el MAC, Minera Los Pelambres y Amigos MAC- buscó potenciar la creación e innovación en este material a través de un concurso con dos categorías: idea u objeto. De las 43 diversas propuestas para esta convocatoria, destacó el amplio rango de profesionales participantes –desde artistas y orfebres, hasta odontólogos- y el uso de elementos simples para la creación de obras e innovación de ideas.

Categoría Objetos

El escultor Rodrigo Vargas fue reconocido con el primer lugar con su obra “Segmentos”, una escultura con 700 golillas de cobre soldadas en plata y sostenidas por una sola golilla en su base.

Su obra fue muy bien calificada por la complejidad y firmeza de la soldadura realizada, por tanto se hizo merecedor de un premio de $2.750.000.

Si bien estos elementos habitualmente tienen un uso industrial, en este caso tuvieron un fin artístico.

Categoría Ideas

El proyecto ganador en esta categoría fue “Propiedades del cobre en superficies odontológicas” del estudiante de odontología, Oliver Feres, quien recibió un premio de $1.750.000.

El estudiante utilizó una lámina de cobre autoadhesiva para cubrir distintas superficies de trabajo que habitualmente son tocadas en una consulta odontológica (las manillas de las sillas, de los mobiliarios, de las llaves de agua), logrando así un ambiente antimicrobiano, debido a las propiedades del material. La idea, que ya fue aplicada en su universidad, nació a partir de estudios previos en el área quirúrgica.

Por su parte, la mención honrosa en Ideas fue para Marcelo Tarkowski, quien diseñó un Disipador térmico corporal urdido con resortes de cobre. El artista explicó que el cobre tiene la propiedad de bajar la temperatura corporal entre 2 y 3 grados, por lo que puede ser utilizado para disminuir la fiebre.

Para Cristián Villela, jefe de comunicaciones externas de Minera Los Pelambres, los trabajos ganadores, tanto en idea como en objeto, destacaron por la puesta en valor del cobre y por su innovación.

Fuente: extracto, www.biobiochile.cl/


IMPACTO DEL COBRE EN LA REDUCCIÓN DE INFECCIONES INTRAHOSPITALARIAS, MORTALIDAD Y GASTO EN ANTIMICROBIANOS EN UNA UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVO DE ADULTOS

Las infecciones intrahospitalarias (IIH) constituyen una complicación de los cuidados de salud y se ha investigado ampliamente el impacto que éstas tienen tanto en el aumento de la morbilidad y mortalidad como en el costo de los pacientes hospitalizados1.

Las IIH están condicionadas por tres factores: el agente etiológico, la vía de transmisión y el paciente susceptible. El personal a cargo de los pacientes constituye un reservorio de microorganismos y puede contribuir a la transmisión de IIH endémicas y epidémicas. Por esta razón, el cumplimiento de la técnica aséptica y las medidas de prevención de IIH en la atención directa son factores clave para el desarrollo o no de las IIH2. El rol del ambiente hospitalario en la propagación de algunas infecciones se encuentra bien establecido, y las evidencias sugieren que superficies hospitalarias contaminadas, en especial las de alto contacto, pueden ser un factor de riesgo para la transmisión de IIH, particularmente en pacientes críticos. En consecuencia, existe creciente reconocimiento que medidas ambientales deben ser un componente esencial de la estrategia global de prevención de IIH3,4.

El cobre es el primer material sólido que recibe la calificación de antimicrobiano por parte de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos de América (E.U.A.) tras haberse comprobado sus beneficios en la reducción constante de la contaminación microbiana en superficies. Pruebas de laboratorio han comprobado las propiedades naturales del cobre y sus aleaciones, mostrando que reduce significativamente la contaminación con microorganismos tales como Staphylococus aureus, en comparación con acero inoxidable que constituye la superficie más utilizada en los hospitales5-9.

Fuente: extracto, www.scielo.cl


EL COBRE EN LA NEUROFISIOLOGÍA DEL HIPOCAMPO

El cobre, a lo largo de la historia de la humanidad, no sólo ha sido un factor central en el desarrollo social y evolutivo del hombre, sino también un elemento imprescindible en el mantenimiento y balance orgánico de muchas estructuras y procesos en nuestro ambiente, de allí su amplia presencia en diversas formas y concentraciones en océanos, suelos y plantas.

El cobre es un elemento esencial en diversos procesos fisiológicos y patológicos. Su acumulación excesiva en hígado, cerebro y particularmente en los ganglios basales, conduce al cuadro patológico conocido como la enfermedad de Wilson. Por otra parte, la ausencia de este metal en el recién nacido provoca degeneración cerebral y cerebelosa patología reconocida como enfermedad de Menkes. Actualmente se discute su papel en el Parkinson, Alzheimer y esclerosis lateral amiotrófica. Nuestros estudios en ratas han mostrado los efectos del cobre en la excitabilidad del hipocampo; su acción supresora de la LTP hipocámpica, sin alterar el aprendizaje y la memoria estudiados en el laberinto acuático de Morris, resultados paradójicos tanto desde la perspectiva neurofisiológica como en su inferencia clínica.

El cobre es parte integral de varias proteínas y es también un co-factor necesario para el funcionamiento de diversas reacciones enzimáticas. Se acepta comúnmente que el cobre puede reaccionar ávidamente con proteínas y unirse a thiolatos, aminas y grupos carboxílicos presentes en macromoléculas1. Las acciones de este metal son extremadamente útiles para el funcionamiento de la citocromo oxidasea C, metallothioneína, super óxido dismutasa, dopamina beta hidroxilasa, tiro-sinasa, lisil oxidasa, factor de coagulación V y factor VIII. En este mismo sentido, se ha establecido que el cobre está comprometido en los mecanismos de defensa, fortalecimiento óseo, maduración de los glóbulos rojos y leucocitos, en el transporte del fierro, en el metabolismo del colesterol, contractibilidad cardíaca, metabolismo de la glucosa y desarrollo cerebral2-4.

Fuente: extracto, www.scielo.cl


ESTÁN VENDIENDO CALCETINES CON COBRE ANTIMICROBIANO CUANDO NO LO SON

Tenga cuidado si le gusta comprar calcetines de cobre para evitar los hongos, malos olores o infecciones. Le pueden pasar gato por liebre.

“Estamos haciendo análisis y descubrimos que hay muchas empresas de marcas importantes en el mercado que están ofreciendo calcetines con cobre y con efecto antimicrobiano cuando en verdad no lo son. Estamos preparando un informe que vamos a dar a conocer”, alerta Juan Ignacio Alegría, Gerente de Operaciones y Finanzas de CopperAndino.

La compañía fue pionera en crear la tecnología que permitió incorporar las propiedades biocidas del metal rojo en tela y otros materiales y que en 2010 sacó al mercado – junto con Codelco y Monarch – los primeros calcetines con cobre antimicrobiano. Estima que al menos se producen cerca de dos millones de pares al año, sin embargo, no todos son reales. “Al menos siete marcas textiles venden productos con cobre y puedo señalar más de la mitad no cumple lo que dice”, advierte.

Más que el impacto económico, a Alegría le preocupa el efecto económico que esta mentira pueda tener en la imagen del cobre en los consumidores. “Están prometiendo cosas que no se están cumpliendo y eso compromete la tecnología en la opinión pública”. El día de mañana, quien ha usado calcetines con cobre por su finalidad antimicrobiana y no ve efectos, va a decir que no sirven para nada”.

–          Si los calcetines de marca no son reales, ¿los de cuneta, menos? –

–          Menos, no son reales. Pero es imposible luchar contra ellos porque los puedes meter presos y al día siguiente igual van a estar haciendo lo mismo. En cambio, si uno les hace ver en forma clara a los calcetines de marca que ya sea por error o exceso del product manager sacaron un calcetín de cobre que no es tal, es probable que deje de hacerlo. El Ministerio de Salud también lo está regulando, si un producto dice antimicrobiano va a tener que cumplir una serie de normas porque hasta el minuto cualquiera puede poner en la etiqueta que es antimicrobiano.

– ¿Cómo saber entonces si un calcetín antimicrobiano es real? – 

– Aconsejo ver qué dice la etiqueta porque a veces puede decir solo cobre y es engañoso porque no quiere decir que es antimicrobiano. Hay algunos calcetines que dicen estar hechos en la RPC, ni siquiera se atreven a poner que son de China. Todos ellos están pasando gato por liebre. Tiene que decir hilado con cobre antimicrobiano. Lo otro es que estén certificados. Los de nosotros con Monarch están respaldados por Codelco, por la Universidad de Chile.

Más usos del cobre

Según Alegría, es primera vez que se enfrentan a una competencia desleal en Chile, sobretodo porque los usos del cobre con efectos antimicrobiano están creciendo cada vez más. Se puede encontrar, por ejemplo, en la Melamina de Arauco, en artículos de computación como teclados e implementos de seguridad, ropa y accesorios médicos. Próximamente, también estará en los calzados Bamers, y en los aviones donde están recubriendo las bandejas y aplicándolo en mantas.

Fuente: www.lun.com


EL COBRE

El cobre es un metal noble, no se oxida, no se degrada, no contamina y es reciclable indefinidamente. Este metal recibe las siguientes denominaciones, según el idioma que lo describa: cuprum (latín); bakar (croata); cuivre (francés); rama (italiano); kobber (noruego); kupfer (alemán); cupru (rumano); kupari (finlandés); copper (inglés) y cobre (español y portugués). Entre las principales propiedades del cobre se pueden destacar las siguientes: alta conductividad eléctrica, alto grado de conductividad térmica, excelente metal para procesos de maquinado (fácil de moldear y cortar), gran resistencia a la corrosión, alta capacidad de aleación metálica, muy buena capacidad de deformación en caliente y en frío, mantiene sus propiedades indefinidamente en el reciclaje y tiene propiedades bactericidas.

El comercio formal de este metal se hace por intermedio de la Bolsa de Metales de Londres en dólares y en lotes de 25 toneladas; el COMEX (Divisions New York Commodities Exchange) de la Bolsa Mercantil de Nueva York cuyos negocios se hacen sobre la base de lotes de 25.000 libras cotizados en centavos de dólar y la Bolsa de Metales de Shanghai donde se comercia en lotes de cinco toneladas cotizados en renminbi.

El cobre es denominado comúnmente «metal rojo» por su color rojo intenso y atractivo y su utilización puede ser de forma pura o en aleación con otros metales. En forma pura sirve para fabricar una amplia gama de productos como cables y tuberías, en forma de aleación el cobre es empleado en diversos usos industriales combinado con otros metales (las propiedades del cobre son transmitidas a las aleaciones que lo utilizan), como zinc, estaño, plata, plomo, sílice, berilio, hierro, aluminio, entre otros metales. Las dos aleaciones más importantes conocidas desde la antigüedad son el bronce (combinación cobre-estaño) y el latón (combinación cobre-zinc).

El cobre, tal como se indicó anteriormente, presenta propiedades que lo hacen muy utilizable en varias industrias, pero en especial en industrias emergentes y de alto impacto (por ejemplo, atendiendo a su alta conductividad térmica y eléctrica y su nulo magnetismo, el cobre es ideal para la transmisión de datos, sonidos e imágenes en el área de las telecomunicaciones).

La producción del cobre deja algunos subproductos que pueden ser comercializados en forma separada. En el caso de Chile, el principal subproducto que se obtiene de la producción del cobre es el molibdeno, este ha venido teniendo gran importancia comercial en los últimos años por cuanto es un elemento metálico utilizado como materia prima para aceros especiales y algunas otras aleaciones a las cuales aporta resistencia a la temperatura y a la corrosión, durabilidad y fortaleza.

Fuente: extracto: www.scielo.cl  Manuel J. Donoso Muñoz